• Adoradores y Servidores

ECOS DEL EVANGELIO: JESÚS HA VENIDO A SALVARNOS

La Palabra de Dios



Después de esto, Jesús recorría la Galilea; no quería transitar por Judea porque los judíos intentaban matarlo. Se acercaba la fiesta judía de las Tiendas. Sin embargo, cuando sus hermanos subieron para la fiesta, también él subió, pero en secreto, sin hacerse ver. Algunos de Jerusalén decían: «¿No es este aquel a quien querían matar? ¡Y miren como habla abiertamente y nadie le dice nada! ¿Habrán reconocido las autoridades que es verdaderamente el Mesías? Pero nosotros sabemos de dónde es este; en cambio, cuando venga el Mesías, nadie sabrá de dónde es». Entonces Jesús, que enseñaba en el Templo, exclamó: «¿Así que ustedes me conocen y saben de dónde soy? Sin embargo, yo no vine por mi propia cuenta; pero el que me envió dice la verdad, y ustedes no lo conocen. Yo sí lo conozco, porque vengo de él y es él el que me envió». Entonces quisieron detenerlo, pero nadie puso las manos sobre él, porque todavía no había llegado su hora.

Juan 7, 1-2, 10, 25-30



ECO DEL EVANGELIO


Hoy Jesús sube a Jerusalén, lo hace en la fiesta de los tabernáculos que recuerda la peregrinación del pueblo por el desierto, lo hace con una determinada determinación, sabiendo que su presencia provocará rechazo o aceptación. No hay temor en Él, pues para eso ha venido: “Hacer la voluntad del Padre “. Muchos rehusaron creerle porque no les parecía suficientemente importante y sabían que era un nazareno de un pueblo pequeño y pobre. Jesús trató de decirles que Él venía de Dios, y les pidió que escucharan el mensaje de Dios.

A muchos que ven y escuchan a Jesús les cuesta creerle que siendo de Dios pueda ser como ellos. En cambio esta realidad de la humanidad de Jesús debe ser para nosotros fuente de Alegría y de Fe. Dios se ha acercado a nosotros para entendernos y para qué le escuchemos, se ha hecho semejante a nosotros para salvarnos y redimirnos. Nos enfrentamos hoy al mismo dilema, al drama de aceptarlo o rechazarlo .

Que la Palabra de Dios hoy sea el Pan que nos alimente en este tiempo desierto por esta cuarentena y podamos conocer a Jesús, alegrarnos de su compañía, aceptarlo y estar dispuestos a ser sus discípulos . Con la misma determinación de Jesús entremos a nuestra cuarentena para ser cada día discípulos orantes y fraternos junto a nuestra familia y seres queridos.

No teman, nos dice el Señor, yo estoy con ustedes .

27/03/2020

P. Pedro Pablo Garin

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo